ARTICULOS
  Pagina Principal
  ¿Que es el Islam?
 

Jesús y maría en el Islam

 

Diálogo Interreligioso

 

La invasión de EEUU a Irak

 

No debe haber discriminación al definir al Terrorismo

 

¿Quién es el Legislador?

 

El Nuevo Kalam y la Justicia

  Sobre el Kalam y la Filosofía
 

La Recopilación del Corán

 

Los Fundamentos de la Sociedad Islámica

 

El rol de Ahlul Bayt en la explicación del Sagrado Corán

 

No hacemos distinción entre los Mensajeros de Dios

 

El Propósito del envío de los Profetas

 

Del Islam a la China

 

Medio ambiente e Islam

 

La Moral de los Musulmanes

 

El Matrimonio en el Islam

 

La Libertad en el Islam

 

El líder y los Jóvenes

 

La Esclavitud y el Islam

 

La Justicia divina y la violencia

 

Las Etapas en la vida del Ser Humano

 

El Sendero de Amir al Mu'minin

 

Las Bendiciones del Sagrado Corán

 

La Dimensión espiritual del Imam Husein

 

La Filosofía de Ashura

 

Religión e intelecto

 

El Intelecto y la vía Tradicional -Intelectual

 

La Conducta sexual en el Islam

 

Amor Sagrado y Amor Profano en el Islam

 

La voz de la Justicia Humana

 

El poder Religioso y el Islam

 

El Conocimiento de Dios

 

La Eternidad del Ser Humano

Disertación del Excelentísimo Líder de la Revolución Islámica, el Aiatul·lah Saiied ‘Ali Huseini Jameneí.

El propósito del envío de los Profetas


Si las normas divinas llegan a imperar y surge un régimen basado en los principios del Islam, materializándose así la justicia social, con ello se habrá efectivizado el objetivo solo hasta un nivel medio, o en realidad se habrá transitado solo un tramo del camino. La segunda etapa es que la gente que vive a la sombra de ese régimen gozando de la seguridad, de la soltura y de la justicia en sus vidas, tenga la oportunidad de engalanarse con la buena moral de forma que estén deseosos y se esfuercen por ello.

Este punto es el objetivo a cumplir luego de conformar el gobierno; incluso ese es el objetivo luego de establecer el régimen justo, la soberanía de la justicia social y el gobierno islámico.

La gente debe investirse con las buenas virtudes, y es natural que ello conlleve el crecimiento y desarrollo espiritual y personal, y al acceso a un conocimiento superior. Ésta es una de las etapas del ser humano perfecto. Nosotros no podemos comprender ello de una manera cabal, sino que solamente escuchamos cosas de las grandes personalidades y las gentes de la contemplación. En cuanto a la etapa que nos concierne actualmente es la de ocuparnos en la moral.

Verdad es lo que dijo el Mensajero de Dios (BP): “Por cierto que solo fui enviado para completar las más elevadas virtudes”. Este hadiz fue transmitido tanto por las vías de la shi‘ah como de la gente de la sunnah.

La expresión “solo” contenida en el hadiz, indica un gran propósito, que es que “la esencia de mi envío como profeta es para concretar ese objetivo”. Ese es el objetivo y lo demás solo constituye una introducción a ello.

Para completar las más elevadas virtudes entre la gente y ante los hijos de la sociedad; para hacer llegar a la comunidad al nivel de perfección y madurez, y la sociedad se adorne con las más elevadas virtudes, para de esa manera alcanzar el nivel de “personas”.

Cada uno de nosotros debe ser una “persona”, y debemos fortificar y completar las virtudes humanas en nuestro interior. Ese es el paso siguiente y es el que posee una mayor importancia. Si permaneciéramos alejados de las virtudes morales en la sociedad islámica en un régimen que se rige de los principios del Islam; si permaneciéramos sumidos en el egoísmo y los deseos mundanales, y cada uno de nosotros se esforzara por alcanzar más de ello para comer más, vivir una vida más confortable e injuriar a éste y a aquél, e incluso si el asunto lo requiere, apoderarnos de los derechos de los demás; y si además no hubiera sacrificio y abnegación. ¡¿qué tipo de gobierno sería ese? ¿qué Islam sería ese y qué sociedad islámica representaría?!

Lo lamentable es que el mundo materialista carece por completo de esa particularidad.

En cuanto a las cualidades divinas y las más elevadas virtudes, la shari‘ah islámica se ha ocupado de explicarlas claramente y en detalle, tanto aquéllas vinculadas a la misma persona, como la paciencia, el agradecimiento, la sinceridad, la austeridad, como así también aquéllas que se vinculan a la misma en su trato a los demás, como la indulgencia, la humildad, la abnegación, honrar a las personas, y así también las que se vinculan a la generalidad de la sociedad islámica.

La moral islámica tiene un ámbito muy extenso, y en torno a la misma es que se ha centralizado la mayor parte de los esfuerzos de los profetas, los santos de Dios y la grandes personalidades de las religiones divinas, así como en el Islam en ello se han centralizado los esfuerzos del Mensajero de Dios (BP) y de los Purificados Imames (P). Indudablemente estos asuntos no se logran en los gobiernos tiranos sino mediante ingentes esfuerzos.

Es natural que asuntos como éste no se puedan lograr con facilidad bajo la sombra de regímenes cuyas bases son la falsedad, la opresión y el materialismo -como sucede con los gobiernos tiranos del mundo-, en cambio es posible concretarlos con facilidad bajo la sombra del régimen islámico, y ello es lo que el mundo necesita hoy.

 

d
© 2003 Corporación de Cultura Islámica. Todos los Derechos Reservados. | Dirección : Martín de Zamora Nº 4224 Las Condes, Santiago - CHILE.
Fono:[056-2] 207 86 29 - Cel.: [056-9] 671 16 45.